8 nov. 2012

Cofradía del Stmo. Cristo de la Expiración
y Mª Stma. de los Dolores
(Úbeda)



HISTORIA

Fue fundada en el año 1604 en el convento de la Santísima Trinidad con el nombre de Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Señora de la Salud. Es, por tanto, la tercera cofradía más antigua entre las de Úbeda.

Llevaba entonces por imágenes, formando grupo, la de Jesús agonizante, su Madre, San Juan y, en ocasiones, la Magdalena. La imagen del crucificado, de tan notable mérito que fue alabado por Benlliure, se debía a la gubia del artista local Luis de Zayas.

En los años siguientes a 1790, acabó disolviéndose, hasta que casi un siglo después comienza a sacar en procesión a sus imágenes la Hermandad de Nuestro Redentor y Salvador Jesús, que tuvo corta duración.

Pero en 1896 da comienzo la refundación de la primitiva, definitivamente consolidada al año siguiente, en que participa en la primera Procesión General del Viernes Santo a la noche. En 1902 ya estaba constituida en Hermandad Benéfica, aunque este carácter no acabó de extenderse a todos los cofrades hasta 1908.

La llegada de 1936 supuso la desaparición de la cofradía, cuyas imágenes y trono fueron bárbaramente destruidos. Terminada la guerra, se contrata con el escultor Juan Luis Vassallo la ejecución de la nueva imagen, un bellísimo crucificado, que desfila por vez primera en 1942. Esta imagen, que es la actual, hoy luce sobre un magnífico trono, hecho en 1953 por Francisco Palma Burgos. Al carecer de Virgen, se llamaba por entonces Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración.

Hasta que en 1961 tiene lugar la primera salida procesional de Nuestra Señora de los Dolores, imagen de vestir tallada por los escultores sevillanos Manuel Guzmán Rodríguez-Doblas y Manuel Mazuelos, quienes también realizan el trono. Este salió sobre ruedas en un principio, pero desde 1985 es llevado por costaleros. El palio se estrenó en la Semana Santa de 1971. Sostenido por doce varales, fue obra de los orfebres hispalenses Kiernan y Sánchez. También ese Viernes Santo se estrenaron los dos candelabros de cola, de los mismos autores que el palio. Este lleva bordados realizados por las monjas del convento de Santa Catalina de Baeza, según boceto del maestro Domingo Molina Sánchez. La actual candelería data de 1992 y fue hecha a base de plata en Lucena (Casa Angulo). En 1965 el manto anterior fue sustituido por el actual, de terciopelo negro de Flandes de una sola pieza, bordado en oro y piedras preciosas por las monjas del convento de San Bernardo de Jaén.

El emblema o escudo de la cofradía está formado por una cruz trinitaria pintada de dos colores (rojo el brazo vertical, azul el horizontal) y a la que flanquean sendas estípites sobre las que va una corona. Por debajo, se cruzan dos ramas.

Visten en la actualidad túnica de paño blanco, capirucho de raso negro que lleva bordado en blanco y a la altura del pecho el escudo de la Cofradía y capa de raso blanco con becas de raso negro (adoptada en 1930). No obstante, el atuendo de los niños que portan los banderines de las Siete Palabras y el de los capataces del palio está inspirado en la antigua túnica anterior a 1908.

Se alumbra con los varales de dos tulipas que aún perviven (los primeros datan de 1905) y con hachones provistos de depósito de parafina. Acompaña a los penitentes una sección de señoras ataviadas con la mantilla española.

De sus atributos caben destacar: la bandera, confeccionada en 2003 por las monjas de Santa Clara de Alcaudete; los estandartes, con sendos óleos de Bartolomé Alvarado y bordados de las monjas anteriores (2003); la Cruz-guía, de “Orfebrería Andaluza” de Manuel de los Ríos (Sevilla), realizada en 1985 y los faroles-guía, realizados en Sevilla por Juan Kiernan Kiernan y estrenados en 1990.

Es muy estrecha la vinculación de esta cofradía con la Academia de Guardias de la Guardia Civil, hoy emplazada en la vecina ciudad de Baeza.

Cuenta en la actualidad con unos 1.500 cofrades.
Inicio